Los candidatos prometieron en Expoagro bajar las retenciones

A coro, los principales candidatos de la oposición que quieren suceder a Cristina Kirchner han asegurado que promoverán una sustancial reducción de las retenciones que paga el agro y la demolición de las barreras a las exportaciones. En la Expoagro 2015, los productores toman nota de esas promesas, que beneficiarían especialmente al trigo, el maíz, la leche, la carne y los cultivos regionales. Con la soja nadie se juega tan a fondo, porque aporta el 5% de la recaudación.

“Cuando nos toque gobernar la Argentina a partir del 10 de diciembre, al campo le vamos a sacar la pata de la cabeza”, prometió el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, ni bien desembarcó ayer en la mega muestra agropecuaria. Es lo mismo que dijeron después otros posibles candidatos a la presidencia, como los radicales Julio Cobos y Ernesto Sanz, o como Margarita Stolbizer, quien ayer se anotó en la lista de presidenciales por UNEN ante la posible deserción del socialista santafesino Hermes Binner.

Está cantado que Mauricio Macri, el candidato del PRO, que visitará hoy al mediodía la exposición también prometerá un alivio de la presión fiscal sobre el agro y la eliminación de los ROE (Permisos de Exportación) que distorsionan los mercados en perjuicio del productor. Ya lo ha hecho en varias ocasiones y dos de sus asesores en la materia, Esteban Bullrich y Néstor Roulet, ayer recorrían la Expoagro pidiendo a los chacareros que apuesten con todo a la “cosecha Macri”. ¿Qué es eso? Pues, convencidos de un triunfo, así llaman la próxima cosecha, que será recolectada después del 10 de diciembre.

Con esa misma lógica, el titular de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere, esperó pacientemente a todos los candidatos y a todos les reclamó lo mismo: que emitan “señales claras” hacia los productores, para incentivar especialmente la siembra de trigo que se avecina y será cosechada el próximo verano.

Pese a que el cultivo llegó a los peores niveles de siembra de la historia, el kirchnerismo mantiene una receta inexplicable: retenciones del 20% y trabas a la exportación del cereal. “Dos crímenes horribles se han producido: uno es el de Nisman y el otro el del sector productivo. Este gobierno tiene un ensañamiento con el campo que no se entiende”, evaluaba ayer en las calles polvorientas el senador Juan Carlos Marino, del radicalismo pampeano.

Por lo pronto, en esta carrera tras del sillón de Rivadavia, existe una coincidencia casi completa entre los candidatos de la oposición que a partir de diciembre deberán desaparecer los ROE (montados por Ricardo Echegaray y Guillermo Moreno en 2008, en pleno conflicto del campo), y bajar a 0% las retenciones al trigo, al girasol, a los cultivos de las economías regionales, a la carne vacuna y a los lácteos. Con el maíz hay algo de ruido, pues ayer Massa habló de “una suspensión” del tributo por el lapso de un año. En cambio, todos bajan un cambio cuando hablan de la soja, que se exporta por unos 9.000 millones de dólares y aporta 35% en retenciones. El massismo, el macrismo y los integrantes de UNEN proponen estudiar un esquema de reducciones paulatinas.

“La Argentina tiene que sacarle la presión impositiva al sector productivo y aumentar la presión sobre la timba, la del juego y la financiera”, propuso Massa, que arribó a la Expoagro junto a los dirigentes rurales Eduardo Buzzi, Carlos Garetto y Jorge Solmi. También lo acompañó el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, quien destacó que un movimiento de las retenciones permitirá recuperar un esquema de rotación responsable de los cultivos. “Con este gobierno nunca hubo política agrícola”, evaluó Solá.

Fuente: Matías Longoni para Clarín

Fernando Sanchez