Desafío al nuevo gobierno: la próxima cosecha dejaría hasta US$ 4300 millones menos

Además de las menguadas reservas que encontrará en el Banco Central cuando asuma, al próximo presidente se le presentará otro desafío en materia de dólares. Por la caída de los precios internacionales de los granos, la reducción del área sembrada y la menor producción proyectada debido a la pérdida de competitividad del campo, la cosecha 2015/2016, que verá el mandatario que llegue al poder, dejará al país entre 3500 y casi 4300 millones de dólares menos respecto de la última campaña. Además, para el Estado el cobro de retenciones caerá entre US$ 800 y US$ 1181 millones. Ya sembrado el trigo, iniciadas las implantaciones de maíz y girasol, entre otros cultivos, y con la soja aguardando la campana de largada para la siembra la semana que viene, dos estimaciones ya marcan que la nueva campaña agrícola no recibirá al presidente que sucederá a Cristina Kirchner con buenas noticias.

En rigor, según un informe del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA), el valor de las exportaciones o divisas por todos los productos (de la soja al maní, entre otros) bajará de US$ 27.047,3 millones en la campaña 2014/2015 a US$ 22.756,5 millones para 2015/2016. Se trata de una merma de US$ 4290,8 millones, o de un 16%, medido en términos porcentuales.

Habrá menos siembra, producción y, en consecuencia, un saldo exportable más chico. En esta tendencia sobre la superficie sembrada -que bajará por cuarto año seguido- y la producción tienen un impacto directo las retenciones, las trabas para exportar con los ROE, los costos, la inflación, la distorsión de los precios relativos y la descapitalización de los productores luego de quebrantos en la última campaña. “Hay una pérdida de rentabilidad y competitividad sistémica del país”, subrayó Ernesto Ambrosetti, economista de la Rural.

Fuente: SRA / La Nación

Fernando Sanchez