Gran preocupación por el arbitrario corrimiento de la barrera sanitaria

Los cambios producidos el 14 del corriente en la barrera sanitaria, en el marco de las Resoluciones del Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca -Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria N° 237/15, 374 /15 y 375/15-, para el ingreso de hacienda en pie para faena y carne con hueso, desde la zona denominada Patagonia Norte A hacia la de Patagonia Norte B de manera inconsulta y arbitraria, y en principio basados en la falta de hacienda para faena que hace referencia el Frigorífico Arroyo, con sede en la ciudad de Bariloche, ha encendido la alarma entre los productores de Neuquén que advierten una probable caida del status sanitario, que dañaría el futuro de la producción de carnes de toda la Patagonia, al no cumplirse los protocolos e inspecciones  de la Comunidad Económica Europea y de Chile.

Desde la Sociedad Rural del Neuquén se recuerda que  en abril de este año, desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el Ministro Ing. Agr. Carlos Casamiquela se comprometió públicamente con las provincias y sociedades rurales de la Patagonia a no realizar cambios en las barreras sin previo aviso, dejando en claro que para cualquier movimiento de esas barreras se cumplimentarían los pasos formales establecidos por los organismos internacionales . Los ganaderos expresan: “Nada de ello se respetó, y actualmente, por presiones de un frigorífico privado, se autorizaron esos ingresos perjudicando la competitividad del sector, tanto de los matarifes como de los productores zonales”.

A su vez, reclaman que “desde hace poco más de dos meses atrás hemos visto que se dejaron de realizar los controles de carga en los puestos de SENASA de Picún Leufú y Cutral Co, situación que deja abierto el ingreso de carne de contrabando, poniendo en riesgo la salud de los habitantes por las condiciones sanitarias de dichos ingresos y los mercados de carnes en general”. Igual situación se evidenció en los controles sobre el Río Colorado durante los paros que realizo SENASA.

Los productores manifiestan que “las resoluciones últimas no permiten el ingreso de esa carne proveniente de hacienda de Patagonia Norte A a Patagonia sur (Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego) delimitadas por el paralelo 42, pero actualmente no hay controles y la carne pasa igual, perjudicando el estatus sanitario de aquellas provincias y las exportaciones de ovinos”. Y luego agregan: “En cuanto al valor de la carne en la góndola, no se han registrado bajas, por lo que deja en evidencia quiénes obtienen los beneficios de esta medida”.

La preocupación se manifiesta fuertemente, y será sin duda uno de los temas a tratar en la reunión de Comisión Directiva de la SRN este viernes, pues varios ganaderos de la región ya han manifestado que a nivel industria de la carne en Neuquén el perjuicio es notorio, y se deben tomar medidas para evitar la pérdida de mercado de los matarifes en la zona por una competencia desleal, y la caída de competitividad de los productores.

Cabe destacar que los stocks bovinos han sufrido por las contingencias climáticas y eventos volcánicos recientes, pero a pesar de eso los productores han doblado esfuerzos para paliar la situación adoptando medidas de manejo y tecnologías que posibilitaron mantener e incrementar el abastecimiento de animales a faena en la provincia. Estas medidas permitieron que los terneros nacidos en Neuquén sean terminados en la provincia agregando un eslabón más en la cadena de valor que posibilita desarrollar más puestos de trabajo e intensificar la producción de los campos.

En los engordes de la Patagonia, según las propias estadísticas del Senasa, se encuentra una cantidad de hacienda mayor a la habitual por lo que “si el frigorífico Arroyo no accede a ella es por su mala política comercial e incumplimiento de pago con los productores”, afirmaron.

 

Fernando Sanchez